¡Srlup!

srluppp

Ésta es una de esas entradas que se me quedó en el tintero (entre otras tantas) y que era un “must-write” en toda regla: LA COMIDA.
Y es que la comida es uno de esos aspectos que pueden preocuparnos soberanamente, más que nada porque si ya el pequeñajo nos quita tiempo, aún nos quita mucho más, sobretodo la preparación… porque no se si a las que tenéis niños también os pasa pero a la mínima que no estáis cerca de ellos y en ocasiones por ellos, puede ser todo un melodrama.

Muchas eran las que me habían hablado del tipo de alimentación de la que os hablaré hoy, pero es cuando la pones realmente en práctica que te llevas la sorpresa. Así que, así es, os voy a hablar del Baby Led Weaning (o Baby led guarring según los Padres Friquerizos).
Si hemos de hablar de lo que significa, viene a ser “alimentar con tacos de comida” y se convierte en “come lo mismo que los papis”. Realmente dicho así suena curioso, ¿verdad?. También una nutricionista me lo llamó “nuevas tendencias”, pero yo prefiero llamarlo “anticuado” o si me vienes con tonterías, “prehistorico“.
Cuando escogí este tipo de alimentación, fue por varios motivos, entre ellos:
- No quería pasarme el día haciendo purés
- No hacer comer a mi hijo nunca nada que no fuera a comerme yo
- Jugar con la comida me parecía atractivo

Y así, en cumplir los seis meses y ya viendo que mi hijo mostraba interés por agarrarme todo lo que comía mamá y que se sentaba perfectamente, me puse manos a la obra. Aquí viene el punto en que NO ME SIGÁIS DE EJEMPLO, y es que dicen que, para controlar que los pequeños no tengan alergias, te esperes una semana entre alimentos nuevos… y yo, en una semana, le había dado más de siete! Pero es que seamos sinceros, comer cada día un trozo de zanahoria, durante toda una semana, se me hacía aburrido hasta a mí! Así que, os lo admito, entre las primeras cosas que le di, hubo unos spaghettis con tomate frito! ;D Pero la cosa no terminó allí…

Igualmente, se trataba ir controlando un poco no ver reacciones en el pequeño, y no las hubo. También me llegaron voces de que una de esas cosas buenas de “la teta” es que protege en un gran porcentaje de posibles alergias y, que a poder ser, se le introduzcan una buena cantidad de alimentos mientras aún son lactantes. Creo que ya pocos me quedan en la saca, porque ¡Garbancito ha comido de todo! (dentro de lo que puede, evidentemente). Es que no me puedo resistir, lo admito, me mira con esos ojitos y… y… caigo! “Te, peque!” (ten, ¡pequeño!) a lo que me saca una de sus mejores sonrisas y se me cae el mundo al suelo.

Vale, una vez explicado esto hablo de otros aspectos del Baby led weaning que hay que matizar. Al principio es una guarrada, como bien dicen. Y es que se trata de que jueguen con la comida, eso que siempre nos han dicho que no hagamos. Te lo pasas genial viendo como destroza naranjas, se pone de arroz hasta el cogote y deja los huesos del pollo hasta brillantes, y luego, una vez termina la diversión, te toca una limpieza profunda, hasta de tu ropa! Porque hay días que por la noche, cuando te vas a la ducha, te encuentras hasta con trozos de comida en los sitios menos esperados!! Hay días que comen miseria entre tanta guerra de comida, pero una cosa ha de quedarnos clara: SEGURO que algo habrá entrado por esas boquitas de piñón, y otra que no hemos de olvidar es que se trata de alimentación complementaria. Lo que vengo a decir es que no nos tenemos que obsesionar en absoluto porque a medida que pasa el tiempo van mostrando más y más interés en zamparlo que en que se les caiga al suelo. Para poner un ejemplo, Garbancito antes comía las fresas y a pesar de encantarle, su cara y el babero terminaban rojos cual vampiro ha encontrado su víctima. ¿Qué creéis que pasa ahora? Con un año y un mes ya no cae ni una gota señores! No digo lo mismo de los spaghettis…que no parecen emocionarle! jajaja Pero era para que me entendiérais ;)

Por último diré una cosa que creo que todos los que hemos practicado este tipo de alimentación podemos corroborar y es que…
¡¡¡TE LLENA DE ORGULLO!!! Sobretodo cuando empiezan, con 6 mesecitos y ves que se esfuerzan en hacer la pinza, se lo ponen en la boca y descubren un mundo nuevo. Además, les demuestras confianza y proporcionas autonomía a la hora de comer mientras disfrutas de las primeras comidas en familia ¡es precioso!

Va, y para terminar os chivaré otra: GARBANCITO ES TODO UN SEÑOR, y es que últimamente le repatea muchísimo comer con las manos. ¡Sí sí! Lo que leéis… lo de enguarrarse no le va mucho y hay cosas que o se las da mamá con cuchara-tenedor-palillos o te hace un gran tururú!!

Se acerca Sant Jordi y…¡CONCURSO! (más manualidad)

Cuando hicimos este blog, no estaba entre nuestros planes hacer un concurso. Pero una cosa lleva a la otra y haciendo limpieza en casa me encontré con… ¡ESTO!
giveaway2014Es un libro con texto de Xavier Sanjuán e ilustrado por mi, dedicado a las fiestas de mi pueblo, El Vendrell (Tarragona). Salió a la venta hace justo dos años, para Sant Jordi del 2012 y ha sido el primer libro en el que he trabajado.
Así pues, como Sant Jordi y el día internacional del libro se acercan, y habiendo hecho cuentas de tener suficientes ejemplares para mi heredero (risas), he decidido que me encantaría que algún lector del blog se llevara uno. Os puede parecer una tontería pero me hace muchísima ilusión! :)

Ahora en cuanto pueda subiré algunas fotos en la página de Facebook para haceros dientecillas de las ilustraciones interiores, pero sólo me sabe mal decir una cosa, y es que está escrito en catalán. Eso sí, si toca a un castellano-hablante prometo adjuntar traducción para que pueda disfrutar de una de las tantas Fiestas Mayores que se celebran alrededor de toda Catalunya, en este caso la de El Vendrell.

Y para que solamente los lectores del blog tengan acceso al concurso, simplemente podrán acceder las personas que:
1. Sigan el blog o el Facebook de The Inomatas.
2. (Optativo pero que agradeceré muchísimo) Comparticiones en Facebook o Twitter o donde queráis. Es un concurso con el tiempo justo y cuanto más me ayudéis a promoverlo mejor :)
3. (MUY IMPORTANTE) ¡¡Sólo quedarán registrados como participantes del concurso aquellos que dejéis un comentario en esta entrada del blog!!

El concurso se celebrará el 23 de abril de la mano de Garbancito y lo publicaré el 24 por la mañana (hora de Japón).
¡MUCHA SUERTE A TODOS!


Y ahora para terminar, una manualidad para los más pequeños de la casa
(o vosotros mismos si os animáis):

Una amiga también catalana que vive por estas tierras desde hace muy poco, me pidió unos puntos de libro para colorear los niños de la esccuela de sus hijos aprovechando que querían explicar un poco como funcionaba dicha fiesta. Me pareció una idea tan divertida, que después de hablarlo entre nosotras he decidido compartir con todos vosotros los puntos para quienes se animen a pintarlos.
Si lo hacéis, no os olvidéis de enseñármelos que estaré contentísima de verlos!
preliminarpdf

(pincha en la imagen para descargarte el PDF)

Dos celebraciones

Cuando se acercaba el cumpleaños del Garbancito, una cosa tenía clara, y es que quería celebrarlo solamente los tres, en familia. Yuta estuvo muy de acuerdo con la decisión y nos reservamos el día 23 para nosotros.

Mi “idea” era poder celebrarlo haciendo un picnic bajo los esperados cerezos en flor, pero finalmente no llegaron a tiempo ¡o nosotros nos adelantamos! Igualmente eso no quitó que pasáramos un día genial disfrutando de la tranquilidad de uno de mis rincones de Tokyo favoritos: un parque situado dentro del Meiji Jingu, en el centro de la ciudad. Croquetas, empanadillas de atún, sandwich de jamón y queso, choricito.. fueron algunas de las cosas que nos llevamos para terminar soplando un enorme uno sobre un pequeño pastel de chocolate y fresas con cara de oso! (que tanto nos costó encontrar)

Así pues, al cabo de una semana nos tocó re-celebrarlo de nuevo con la familia de estas tierras. Por algún que otro comentario, no tengo muy claro que entendieran el porqué no lo quisimos celebrar con todos ese día.
Vinieron mi suegra, mi cuñada y, tres horas tarde, mi cuñado, a quienes les preparé una fideuà que salió de rechupete! Pero la sorpresa llegó después, cuando mi suegra sacó un mochi de kilo y medio de una caja. Para los que no lo sepáis, el mochi es como una pasta de arroz, que se acostumbra a emplear mucho en forma de dulces, aunque también se come tal al grill o hervido y con soja. Os engañaría si dijera que no sabía de qué iba la cosa, pues mis amigos los wasabitos  pasaron por las mismas hace unos meses, pero tener que ponerle a tu hijo un saco de kilo y medio en la espalda IMPRESIONA!

1anymochi

Según me estuvo comentando mi suegra, el mochi se pone en la espalda a la espera que el niño o niña gatee o camine. Si hace esto, significa que será un niño que crecerá sano y fuerte; aunque muuuuuuuuuuchos lloran (y Garbancito no fue una excepción!). La verdad es que al principio me sorprendió, le atamos el pañuelo estando de pie, y le hice caminar unos pasitos entre aplausos por parte de la abuela y los tíos. Pero finalmente por el peso cayó, pegándole tal estirón en la espalda que se pegó un susto de narices y ¡saltaron los lagrimones!

Se puede decir que lo hemos celebrado de las dos mejores formas posibles, a la nueva y a la antigua usanza… aunque a la vuelta a Barcelona nos tocará re-re-celebrarlo con los otros abuelos y los bisabuelos, verdad? ;)
Se nota quien quiere pastel y fiesta, eh!!!

Un año

Al mismo momento que publico esta entrada, hace justamente 1 año desde aquel fantástico día.
Ese 23 de marzo de 2013 significó muchas cosas para nosotros: evidentemente nació nuestro Garbancito, ¿¡qué mejor que eso!? Pero a su vez fue el día en que dejamos de ser “una pareja”, el día en que nos convertimos en una familia, cosa que incluye el que fuera el día en que me convirtiera en madre.

A ojos de muchos sonaré exagerada, pero si mañana no termino magdalena total (o séase llorando), será todo un éxito. Hoy ya sólo de pensarlo, un poco más y me emociono. Es como… una fusión de sentimientos muy difícil de explicar.
Por un lado estás, obviamente, súper contenta. Hasta ahora te has pasado 27 años de tu vida deseando que llegara tu cumpleaños, ese día tan señalado del año; pero esta vez no es el tuyo el que esperas, sino el de esa personita que se ha ganado tu corazón en estos 365 fantásticos días, aquel que te sonríe incondicionalmente a pesar que cinco minutos antes le hayas hecho la putada de comerte una buena rebanada de pan con chocolate que tanto se deleita en probar y haya terminando llorando al ver que a mordisco que pegabas se iban terminando las oportunidades de probar aquella cosa que mamá come con tanta devoción. Aquel que, a día que pasa, te ha ido cambiando y te ha hecho re-plantear un millón de veces lo que haces con tu vida desde que llegó por primera vez a tus manos. Vamos, que la conclusión de tanta ñoñería es: su día es la cosa que más ilusión te pasa a hacer y la quieres celebrar de forma única y memorable.
Ahora el otro lado, el que te entristece de verdad. Y es que estás contento de todo este tiempo juntos, demasiado, pero ves que el tiempo ha volado y a pesar de haberlo disfrutado al máximo te da la impresión de que podías haberlo hecho más. Se te ha hecho cortísimo y ya ha crecido más de veintidós centímetros y aumentado más de cinco quilos. Recuerdas esos primeros momentos y parecen un sueño, hasta hay momentos que has dejado de recordar cómo era tu propio hijo (no es broma, veo fotos de hace 6 meses y casi no lo reconozco, se me hace extraño a la vez que familiar)… ¡Y me pongo muy muy muuuuuuuuy triste!

Pero lo bueno está por llegar, ¿verdad? Por eso he decidido que voy a recordar algunas de las cosas que me han apasionado de este primer año juntos.
Para empezar estoy orgullorísima de lo simpaticote que es, aunque últimamente parece que le cuesta más empezar a tratar con los hombres (si eres mujer las tienes todas de ganar! Y por aquí tenemos alguna testigo ;) ). Nos ha dado muchas risas en tiendas llamando a las chicas… ¡Tenemos a todo un conquistador! Luego, tanto el pecho, como la comida, como las noches…, a menos que cambie y toquemos madera, nos ha subido el ego de mala manera, porque la verdad es que es un santo. También hemos ido a piscina desde los 6 meses y anda muy espabilado, tanto que el meter la cabeza en el agua o el separarse de mí no son problema alguno (en tierra ya es otro cantar). Ha sido un año de porteo máximo, muchos abrazos, sonrisas mañaneras, carreras en casa, recibir comida de su parte, y tenemos a un nuevo Colón! Además tiene una nueva afición muy a mi pesar, el chutar la pelota… (Todas estas cosillas se me
han quedado en el tintero ;p)
Y la relación con el padre de la criatura… ¡¡¡Ui!!! Intocable porque a él le da las mejores sonrisas del mundo mundial mientras mi figura maternal desaparece de la faz de la tierra en un abrir y cerrar de ojos! -hasta que se acuerda que necesita comer-. Pero es precioso y desde que volvimos admito que se me cae la baba viendo como su relación se va consolidando a día que pasa.

Así pues, termino mi parrafada porque tengo una bebitis brutal. Ha sido un año memorable, precioso y con el que me he quedado con ganas de más! Y no, no cambiaría ni un sólo segundo de los que hemos pasado juntos por nada del mundo… Ha sido fantástico crecer día a día contigo, ¡peque! ¡¡¡A por todos esos que nos esperan!!!

Cigronetcumple

Felicitats videta meva! Ets una maravella!!!

No todo iban a ser maravillas, ¿no?

¡Cuanto tiempo sin escribir! Ya no me acordaba qué era ésto, pero, es que quedarme embobada mirando como crece Garbancito me puede demasiado. Que aprovecho y os lo cuento (con todo el orgullo de mami): ya tenemos octavo diente fuera y desde hace un mes que se levanta sin apoyo alguno. ¡El caminar ya es otro cantar!, pero desde hace una semana si le cogemos de las manos nos hecha hasta carreras… Tantas prisas parecía tener y al final se acomodó bastante ;)

Pues eso, ¡a lo que iba! Como quizá algunos ya sabéis de algún comentario que se me escapó por alguna red social de éstas en que puedes desahogarte, desde poco después de Fin de Año estuve teniendo serios problemas con los pechos que me hicieron plantearme día sí y día también el continuar con la lactancia. Y hasta hace poco la cosa no ha tomado 100% buen rumbo, por lo que no he tenido ganas de poco más que estar por el pequeñajo.

Todo empezó con los pechos cada vez más resecos, y poco a poco se fueron llenando de llagas.
Lo quise atribuir al tiempo reseco de Japón en invierno, puesto que hacía un par de años pasé por las mismas pero al no tener que dar el pecho no pasó de allí. Intenté hacerme la dura alrededor de un mes, primero usando purelan como había leído que muchas chicas superaban las llagas provocadas por un mal agarre. Luego pasé al saca-leches, que dejé de usar porque si mi hijo de niega a usar el biberón, de poco me servía usarlo más que para ayudarme a vaciar los pechos. Finalmente, me decidí por comprar unas pezoneras para apaciguar la cosa, pero os aseguro que mi hijo no llegó ni a poner la boca una sola vez, eso sí, os aseguro que fue el dramón del siglo XXI, y cada vez que lo intentaba luego se negaba a comer de ese pecho. ¡Tengo un pequeño siberira! Así que una y otra vez me armaba de valor y con un lagrimón en el ojo, le daba el pecho.

Por último, decidí que era demasiado raro todo lo que me estaba pasando y que sola no podía con ello. Empezaba a sentirme frustradísima y a plantearme seriamente el abandonar la lactancia materna.Pero no quería, no por una razón tan absurda como esa, no cuando estaba mirando si algo fallaba y no había manera de arreglarlo ni ver qué pasaba realmente, no cuando mi hijo aún quería teta más que comida..
Así es como decidí contactar con Inma Marcos. Aún no entiendo cómo no contacté con ella antes siendo mi propia comadrona y a alguien a quién le tengo tantísimo respeto y confianza. Y… ¿Queréis oír lo más divertido de todo? Le expuse mi problema y acertó a la primera. Resulta que tenía un eczema en los pezones y en las aureolas, me recomendó el uso de una crema con corticoides tres días exactos y luego otra crema para mantener hidratada la zona. Lo malo que pasó fue que las cremas venían de América y se alargó mucho la espera, demasiado. Tres semanas que me dedicaba a distraer al enano durante el día para que me mamara más cantidad en el menor de veces posibles. Funcionó, pero por las noches parece que le daba a la barra libre que daba gusto. Eso sí, una vez llegaron fue perfecto, tres días y ya no tenía ni una sola llaga; pero mi pecho no quería darme tregua aún y no dejó que el malsueño terminara, nos pasamos medio més más teniendo que combinar ambas cremas porque recaía una y otra vez.

Así que, ¿qué lección aprendí de todo ésto?: no alargues nunca las cosas y pregunta CUANTO ANTES a un profesional (y no busques tanto en internet).

Han sido más de tres meses duros, pero ahora puedo decir una vez más que ha merecido la pena. Aunque realmente no tenía otra, me alegro mucho de que todo haya llegado a la normalidad!

nototsonmaravelles

Ah! El garabato de hoy tiene mucho que ver con uno de “esos momentos” en que, cansada de todo y con los pechos como melones de distraer demasiado al peque, me dediqué a jugar en el agua de la bañer… Cof! Cof! :)

¡Adiós 2013, hola 2014!

welcome2014

O como dice Garbancito.. “¡Oa! ¡Oa!”

Éste ha sido un año precioso,  sobretodo marcado por la llegada tan especial de nuestro bichito!!!

Empezó siendo un año de mentalizarse por todo lo que se avecinaba y estresada por trabajos random a los que nunca debí de dar más importancia que a mi propia situación. Justo en mi semana 37 Yuta vino a pasar un mes a Barcelona y, de una forma amena, natural.. pasamos a ser tres. En unos días nos despedimos del nuevo papi para re-encontrarnos cuatro meses después en el aeropuerto de Haneda, en Tóquio. La llegada a estas tierras se hizo muy dura, dejando atrás la familia y, a su vez, convirtiéndonos (finalmente) en una familia de tres. Nadie dijo que la convivéncia iba a ser fácil, y, pese a estar acostumbrados al trote, todo dió un giro de 360º. Sobretodo para Yuta, quien ,según él, yo había cambiado: sí, ahora era madre. Con los meses las cosas se apaciguaron, y poco a poco se fue animando la cosa. Cursos de masajes de bebés, viajecitos, apuntarse a la piscina… cosas que en cuanto encuentre huecos quiero explicar, ¡pero tiempo al tiempo! Finalmente llegamos a diciembre, con visitas desde España que me hicieron aún más imposible poder dedicarme un tiempo a mí, al dibujo y al blog, pero con las cuales el enano evolucionó de manera impresionante.
Y así un año más… ¡terminó!

El 2014 empezó como no deben empezar los años, pero continuó estupendo… ¡NO! ¡lo siguiente!
Pronostico un año precioso, genial, con muchos proyectos en mente por los que he empezado a luchar y que quiero a toda costa hacer realidad. Un año con muchas ganas de progresar y trabajar. Con muchísimas ganas de aprender, un año más, de un amor de niño que me manda sonrisotas a todas horas y me empieza a dar besotes babosos que me dejan embobá’ ; y un marido… un marido fantástico, que daría por mí lo que puede y más! Así que, a luchar por todo aquello que me he propuesto en este año del caballo.
(Sin saberlo, justo unos días antes que terminara el año, le regalamos al peque su primer caballito tras visitar Tokyo Disney Resort  aprovechando que celebrábamos 9 mesecitos de amor desmesurado. ¿Era el destino?)

Así pues, ni que lleguemos tarde, os queremos desear un muy buen año a todos, sobretodo a nuestra familia y amigos. Y muchas muchas gracias un año más a los que seguís nuestro blog, por estar allí, leyéndonos, comentándonos y apoyándonos…
¡Gracias! :)