Garbancito

garbancito2

Hace días que me apetecía muchísimo hablar de Garbancito, y todo lo que ha significado hasta ahora. Y es que, a pesar de que haya comentado algunas situaciones hasta el momento, me he dado cuenta que no he contado realmente nada. Así que quien quiera ahorrarse leer cosas moñosas, aconsejo mejor parar!

Yuta y yo decidimos que queríamos tener a Garbancito a inicios del 2012, las ganas estaban a flor de piel y, tras conseguir un trabajo que representaba mucho en mi carrera, decidimos que era “nuestro momento”.
Saltamos como locos y lo celebramos a tope cuando nos enteramos que ya venía en camino, pero en la primera visita del primer médico, del que ya hablé en su momento, además de no dejar entrar a Yuta en la consulta el rato de la eco, nos soltó ésta perla: “hay bolsa pero aún no se ve el feto, por lo que puede estar muerto”. ¡Sí, tal cual! Estábamos de unas 6 semanas escasas o menos y nos dió una segunda visita para al cabo de más de un mes, por lo que pasamos unos días un poco tristones y que nos hicieron pensar mucho. Sobretodo a mí, ya que no me gustó la idea de que Yuta no estuviera conmigo en los ratos de la eco cuando es cosa de dos. Ésto provocó que tuviéramos unas palabrejas en la segunda visita y decidiéramos que ya no nos visitaría más como ya os expliqué.
Pero los cambios de hospital ayudaron muy muy positivamente. Nos recibieron con los brazos abiertos y pudimos escuchar por primera vez un “felicidades” por parte de personal sanitario. Y así pasó el tiempo, un viajecito a España y pronto estaremos con Yuta juntos de nuevo. Porque….. no os habéis dado cuenta que poco ha salido mi hombretón últimamente, ¿verdad? ;)

Ahora sólo comentaba un poco cómo ha ido todo, pero Garbancito representa mucho más que ésto. No es solamente una parte más de los dos que representará cuánto nos queremos y blah blah blah, es una personita que queríamos tener entre nosotros. Nos implica un cambio a ese “set” que somos Yuta y yo, que tanto nos hemos empeñado en no separar pese a ser de dos países totalmente opuestos dentro del globo (ni internet quisimos de barrera). Es impresionante la de ganas que tenemos de poder experimentar, disfrutar y aprender más de nosotros mismos junto a nuestro bichito.

También, pero eso ya es por mi parte, como mujer, le tengo muchísimas ganas al parto. No sólo por el simple hecho de tenerlo entre nosotros (que eso por supuesto todo el mundo lo espera), pero es algo más, es como un sentimiento de poder vivir “ese” momento íntimo los dos, tres, de una forma respetada y como tanto deseo, porque tengo decidido qué quiero , qué no quiero, cómo lo quiero y con quién lo quiero desde el momento en que decidimos que formaría parte de nuestras vidas (o antes). Algún día hablaré de ello, pero eso ya será cuando seamos tres!

Por otro lado, los dos meses por Barcelona, lejos de Yuta, me han pasado un poco de factura. No sé realmente cómo explicarlo pero me he sentido desmotivada a la hora de pensar un poco en mí y nuestro bichillo. También tengo que admitir que es la primera vez que pasábamos un tiempo relativamente largo separados con Yuta, ya que ambos nos convertimos en lapitas sólo conocernos (¡suspiro profundo!). Además ha estado el trabajo y ciertas “obligaciones” que me han llenado la agenda en estas vacaciones de las que tanto relax y dedicarme tiempo a mí misma esperaba. Así que, como podéis ver, pueden haber sido distintos factores, pero se ha notado en las pocas ganas de buscar cositas para Garbancito y no ha sido hasta esta última semana en que finalmente me he empezado a sentir una “futura mami”. ¡Ya tocaba!

Garbancito, por su parte, va creciendo muy bien, aunque haya decidido no mostrarlo mucho a los demás y haya conseguido que me cueste horrores que los viejecitos-fake del bus se me levanten al verme. Ya no sé si son verdaderos o no porque es verme y poner cara enfermiza o de pena, pero al levantarse en su parada radian de una movilidad y un desparpajo que pa’ qué’! También tengo que decir que me ha costado horrores que se me notara un poco de barriga y, según las comadronas, si no fuera por lo bien de peso y todo que lo han visto en las ecos, me tendrían en un control extremo (aunque de palabrurías viven por aquí, porque yo también llegué con unos análisis terribles según muchos médicos y ¡poco control me han tenido!).
Desde el principio está mostrando un carácter comodón, y es que en lo que llevamos de embarazo, yo diría que muchas vueltas no ha dado, sino que ha estado todo el tiempo en la misma posición. Pero éso no quiere decir que quieto, ya que puede que le haya pasado un poquitín el estrés interior que llevaba y me las ha estado devolviendo como un rey (¡o reina!). Es ir a una eco y ponerse de espaldas, querer hacer una eco 4D de esas chachis y taparse la cara todo el rato, alguien tocarlo para chequearlo y devolverla con una patada no muy floja justamente… ¡será puñetero/a!

Va, Garbancitooo, let’s go! :)

Anuncios

22 comentarios en “Garbancito

  1. Dennia dijo:

    Qué bonito… Justo hablaba ayer con mi novio que tenía unas ganas locas de ser madre, pero maldita situación en la que vivimos, me muero de pena de que no pueda hacerlo por las circunstancias.

    Mi suegra no dijo a nadie que estaba embarazada, y le pasó lo mismo que a ti, no se le notó nada de nada hasta bien entrado el embarazo…

    Ya os queda menos para estar los tres juntos y vivir esa experiencia maravillosa que es la de ser padres :)

    • Mireia dijo:

      Gracias guapa! Uff, estoy contestando con un retraso de nuevo…. jajajaja :)
      Bueno, las coss vienen cuando vienen, y creo que lo más importante es que sea VUESTRO momento y en parte vuestra decisión!!
      Ya queda nadaaaaaaaaaaaaaaaaaaa :DDD

  2. la madre novata dijo:

    Ay.. que sustaco al principio ¡no? que mala leche. Menos mal que ya se te pone la tripa dura ;) y me encanta que tengas ganas del parto y que sepas lo que quieres.

    Sabes, yo también estuve separada unos meses del padre de la criatura, tuvo que ir a Toronto a currar, es muy raro, mucho.. ¡Un besazo guapisma!

    • Mireia dijo:

      Jajajaja vaya que lenta que soy contestanto, vaya meses! XD
      Ya ves, el primer médico se lo curró, pero mira, teníamos razón y todo perfecto, menos mal :)
      Ostras, no se te hizo raro cuando volvísteis a estar juntos? A mi se me hizo muy muy raro! Era como si hiciera siglos que no lo tenía cerca jajaja

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s