¡A un beso de distancia!

fular

Tenemos dos fulares y una mochila. Y, por supuesto, un súper carro, pero a día de hoy tengo que confesar que le hemos dado menos uso del que creíamos. Más que nada es la movilidad.. un carro te ata más, y encima, desde que hemos llegado a Japón, no tenemos ascensor en la estación para llegar al tren, así que a ver quien es el listo que lo carga escaleras arriba y escaleras abajo!

¿Qué es para nosotros fulear con Garbancito?
No puedo describir exactamente la sensación… es como, una sensación de mucho amor, arropamiento, cariño, confort, de “set” (au pair)… Espera, ¡se parece demasiado a todo lo que pienso sobre la lactancia! Pero es que es así, es una sensación indescriptible. Si te lo atas mal, evidentemente, te agotas, pero ya puedes cargar 3, 6, u 8 kilos que los llevas como si nada! Es tu pequeñín, tu precioso pequeñín, que al rato de ir bien colocadito se duerme, y lo ves cerrar los ojos y, de mientras, le das un beso. Sí, ésa es la respuesta: ¡llevar a tu pequeño a un beso de distancia!

El primero en llevar a Garbancito fue Yuta, que lo llevó con sus tres días de vida al pediatra. Ése fue nuestro inicio. Soy una persona que me considero bastante hiperactiva en ciertos momentos, y el cargar con él en el fular me abrió muchas puertas y me permitió quedar cada dos por tres con amigos, patearme Barcelona y mucho más! Aunque también tengo que admitir que me he llevado muchos enfados de gente queriendo tocarlo a todas horas pese a ir allí recogidito. Y broncas.. sí, broncas por pedir que “no lo tocaran”… pero de ésto ya hablaré en otra ocasión, porque es un tema un poco frustrante.
Hasta los dos meses me negué a que el pequeño fuera en el carro, y es que para mí, Garbancito era una parte muy importante de mí que, había pasado de estar en un sitio protegido, comprimido, calentito, a estar en el mundo real. Por eso, ponerlo en el carro me parecía la cosa más anti-natural posible. Tengo que admitir que me daba miedo, y que quería que, cuando llegara el momento, se acostumbrara poco a poco. Aún recuerdo ese primer día estubo en el carro minutos, pero que para mí fueron siglos. También recuerdo que el segundo día había muchísima gente y le pedí a mi madre que me dejara ponérmelo encima, me estaba poniendo frenética. Era como una sensación de miedo, un sentimiento muy animal que te lleva a proteger a tu cría. Hoy por hoy, sigo sin estar del todo acostumbrada, pero ya lo llevo de la forma más natural posible. Eso sí, llevarlo en el carro significa perder mi vista del mundo, sólo lo miro a él, uno de los dos hombres de mi vida.

Así pues, la mochila (de Mandela) la usamos en momentos rápidos, que sabemos que nos la vamos a poner y quitar a menudo. En cambio, tenemos una gran preferéncia por los fulares. Tenemos uno elástico de la marca Sleepy Wrap (ahora Boba) que llevábamos en la entrada anterior, y un Lenny Lamb de algodón y bambú que nos ha sido perfecto para el verano porque con el elástico pasaba mucho calor. Ambos son lo más cómodo de este mundo, por encima de la mochila… pero muy muy muuuuy por encima! Normalmente cargo más yo con Garbancito que no Yuta, pero también tengo que decir que me lo pide muchas veces y la cara de “orgullo-de-papi” cuando lo lleva en el fular ME ENAMORA!

¡El mundo del porteo me parece cada vez más impresionante! Hay mil y una cosas con las que te puedes entretener, entre ellas, aprender los mil y un nudos que puedes hacer con sus fulares y que, cuando finalmente te los aprendas será cuando el peque ya no quiera ir contigo! En redcanguro.org hay muchísima información interesante al respeto.
Así que como todos dicen, yo aprovecho y lo repito porque me parece importante. Recordad:
– Lo mejor para llevar a vuestro bebé es un fular o un portabebés ERGONÓMICO (no una mochila colgona).
– Hasta que no hace la posición de rana con los pies, tienes que colocarlo con las piernas encogidas en su interior.
– Llevarlo siempre bien colocado o con los nudos correspondientes, si vas con miedo o con sensación de que no va bien atado, VUELVE a colocártelo!

Para nosotros, es una forma más de disfrutar con nuestro Garbancito <3

Anuncios

8 comentarios en “¡A un beso de distancia!

  1. Laura dijo:

    Ains… el porteig! Com mola el porteig! I mira que jo vaig començar tard… perquè vaig tenir dues motxilles d’aquestes comercials (horroroses, ara ho sé) quan l’Eric era petit i no m’anaven gens bé… em semblava que l’Eric estava penjat, ell no hi anava tan còmode i a mi em matxacaven hombros, esquena i de tot. Un desastre, vaja. Fins que vaig començar a investigar, ja quan l’Eric era grandet (dos anys i mig) i volíem anar amb ell de matsuris pel Japó (i per tant volíem utilitzar el cotxet el menor temps possible) i em vaig comprar una manduca que em va semblar increíble! Quina diferència! Així sí que gaudia del porteig!

    Ara sempre penso, per què no vaig investigar abans?! Si tingués un altre nen seria fan des del minut 1 del porteig, sense dubte i em gastaria menys calés en el cotxet (que per a viatjar i quan estás tooooot el dia fora de casa, vale, però si no millor portar-lo penjat).

    Disfruta molt de cada dia amb el teu cigronet penjat! Que el temps vola! (sí, és un clàssic, però ho havia de dir :P).

    Petonets!

  2. Paprika dijo:

    Hola Mireia,

    ¡Qué bonita entrada!
    Me encanta como describes la sensación de traer a Garbancito pegadito a ti, parece algo muy íntimo y que fortalece más los lazos entre ustedes.
    Te mando un abrazo muy fuerte a ti y a Yuta y cosquillitas para Garbancito ;)

  3. Tita dolça dijo:

    Aiii… Quan et sento/llegeixo dient aquestes coses no sé si m’agrada o no, eh? XD perqué és tan maco que m’entren una cosa… arfff, unes ganes de viure-ho jo…! T_T terrible! ;__; Però bueno, de moment em conformaré amb ser la tita dolça, que és el que toca ara.. PD. vull veure-ussssss T3T

  4. Avencia SM dijo:

    Me ha encantado este post! Yo también tengo 3 ‘devices’ de porteo, cada cual para su momento y edad! 4 si contamos con el de el padre, que tiene el suyo propio y también lo lleva con una cara de orgullo que enamora del todo!!

  5. Gestando una idea dijo:

    Ay, qué tierno, llevarlo a un beso de distancia :) :) :)
    A mi me da la sensación de que se pueda caer el pañuelo y termine el niño en el suelo, pero es lo que dices, que si ves que no está bien, revisarlo y recolocarlo. Debe ser un buen invento!!!

  6. Bego dijo:

    me ha encantado el post! nosotros también tenemos una mochila, un fular de anillas y un lenny lamb de algodón y bambú y los fulares ganan por goleada a la mochila porque se ajustan al cuerpo (de los dos) mucho mejor. Víctor tiene ya más de año y medio y sigo usando ambos muchísimo. El padre no se apaña y lo lleva en el carro pero a mí me encanta portearlo y llevarlo a un beso de distancia, es que¿quién se puede resistir a no darles besos llevándolos tan cerquita?

  7. Mamá de V dijo:

    Benditos porteos… Yo lo descubrí por casualidad, y los meses que lleve a V en fular pegadita a mi los recuerdo con amor infinito :) ahora ya 10 kg cuesta llevarlos delante y aún me da cosilla sacarla a la espalda yo sola, aunque lo hemos hecho un par de veces… Deberían dejarlos probar más a las mamás, la sensación es mágica :)

  8. mOOntsEsteban dijo:

    Nosaltres portem un mes de vida exclusivament amb fular elàstic i es fantàstic.
    Directament no tenim cadireta de passeig i sincerament ara em faria molta llàstima portar la petita Àlex tan soleta i separadeta de nosaltres

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s