¡Ya somos 4!


¡Y se llama Teo!
y… es un Santo

¡El pasado 29 de abril fuimos padres de nuevo! Parece que fue ayer y ya han pasado 5 meses desde ese día. Lo recuerdo y me sube la adrenalina. Fue emocionante, imprevisible, mágico. Es impresionante ver cómo vuela el tiempo… pero sobretodo es impresionante darte cuenta que ya no podrías imaginar una vida sin ese bichito formando parte de ella :)

Antes de escribir releía el blog y me daba cuenta que en la entrada de las 30 semanas decía: “esperamos que esta vez sea menos exprés que el anterior y lo podemos disfrutar un pelín“, mientras se me escapaba una carcajada: ¡INOCENTEEEEEEEEE!. Ahora lo pienso y había tan pocas posibilidades como que tuviera seis en vez de cinco dedos en cada mano, simplemente intentaba autoconvencerme de que era poco probable.

Igual que en el parto de Garbancito, y para no quedarse atrás, T nació en un fabuloso e hiper-mega-rápido parto en casa de 21 minutos.

Todo empezó alrededor de las 3 y media de la madrugada. Notaba unos dolores de regla que venían como a tandas, pero simplemente eran eso, dolores pero no podía dormir. Tras recorrerme el salón de nuestro piso unas cuantas veces y viendo que ya eran casi las 5 y media escribí un mensaje a mis comadronas, pero casi al momento decidí que mejor llamaba a Inma directamente. Parecerá una tontería pero me pareció más normal llamar a esa hora que a las 3, nunca me ha gustado molestar si no era necesario, pero no paraba la sensación y me puse un poco nerviosa. No supimos identificar si ya estaba de parto o qué, así que decidimos esperar un poco. A los 10 minutos volví a llamar para decirle que estaba teniendo pérdidas, pero que todo seguía igual, es decir, sin contracciones. Decidimos contar esas idas y venidas del dolor de regla como contracciones y mirar cuánto duraban a través de una aplicación del teléfono. Aproveché para avisar a mi madre, y, como si fuera lo más normal del mundo…¡hinchamos la bola de relajación! (si, a esas horas…), movimos la mesa de la sala y pusimos la moqueta de jugar a coches de N a los pies del sofá para no poner las piernas en el frío suelo de piedra. Es flipante cuán rápido puede funcionar la mente humana en el momento en que ves que todo empieza. Justo cuando iba a enviarle la captura de pantalla a Inma con los dolores-“contracciones” el cuerpo empezó a pujar, coincidiendo con que ella me preguntaba como estaba. Eran las 6 y 20 minutos.
En ese momento mi madre fue a avisar a Yuta, quien cogió la ropa preparándose para irse a duchar ya que habíamos dicho de ir a comer churros esa mañana. ¡Su cara al verme en la sala acurrucada en el sofá culo al aire fue un poema! “¡¿YA?!”, soltó. En cosa de segundos oíamos a Noe lloriquear, mi madre lo coge, se queda curiosamente tranquilo (nunca sin mí pasa eso) y lo sienta en el sofá opuesto al que yo estaba, ahí, a primera línea del espectáculo.
Tras 5-6 pujos, a las 6 horas 41 minutos nació Teo siendo cogido por las manos temblorosas de papá, la abuela gravando/haciendo de fotógrafa y, Noe, embobado pero que en ese momento contento y persiguiendo a los que se podían mover como si algo muy grande hubiera pasado, bueno, pasó, ¿verdad? ;)

Las comadronas venían a toda prisa en coche, mientras teníamos el manos libres puesto. Es curioso, pero como decía antes, lo que puedes llegar a pensar en un momento dado. Recuerdo solamente nacer mirar al reloj y decir la hora, tras haber dicho a Yuta que cogiera un montón de empapadores para coger al pequeño. Fueron dos pujos y salió, ésta vez juro y re-juro haber notado el “aro de fuego”. ¡Vaya sensación! ¡Vaya escozor!. Mientras el pequeño salía rompí aguas. Finalmente recuerdo el  mirar para controlar el cordón, oír un gorgoteo antes del lloro inicial..y finalmente pedir que me pasara al peque entre las piernas para ponérmelo delante y estirarme en el sofá.

part-teo-the-inomatas-mireiamoreno-blog

Cuando la cosa ya estaba relajada nos dirigimos al peque y le dijimos:
Noe, quin nom li posem al bebé? (Noe, ¿qué nombre le ponemos al bebé?)
Teoooooooooo!!!!
Y Teo se quedó ,siendo una de las opciones que tanto habíamos hablado los tres en casa. Eso sí dejándonos un buen set de nombres para si nos aburríamos a la hora de llamarlos: “Toe” y “Neo”.

¿Y qué decir de mis fantásticas comadronas? Pues que esta vez ni llegaron, ¡más íntimo imposible, oye! Supongo que estas cosas cuando pasan es por algún motivo, y la verdad es que ha sido “la experiencia” de nuestras vidas, os lo aseguro.

Benvingut, TEO!

Pero antes de terminar este post quiero agradecer a Yuta y a mi madre por haber estado allí, al pie del cañón, ante las sorpresas que nos da la vida: recibiendo a Teo de la mejor de las maneras. Y a Noe, por haberse convertido en un hermanazo de cuidado y bien que lo ha demostrado. Y a mi padre, por unas flores preciosas y unos churros nada envidiables que saboreé con la mejor de las compañías.
Por otro lado a las chicas de “Néixer a casa”, sobretodo a mi comadrona principal, Inma, pero también a Lucía y a Chiara por todos su fuerza y su cariño. Pero una mención especial a Judith, que en casa nos la queremos un montonazo y que ha estado presente en ambos partos, y que, en cuanto se lo pedimos, nos dijo que sí a formar parte de éste. No sé ni cómo agradecerle el haber estado allí por nosotros, ets un amor, nena!
¡¡¡Muchas gracias a todos!!!

Anuncios

8 pensamientos en “¡Ya somos 4!

  1. Estimada Mireia¡¡ ya sabes que estuve arrepentida de no haber venido a la primera llamada cuando decías que en realidad no eran contracciones¡ je je je.
    Admiro tu valentía, tu fuerza y la rapidez con la que traes tus bebés al mundo. Se me ha quedado la espinita de nunca llegar a tiempo de recibir tus bebés.
    Un abrazo enorme.

    • Ja ho se ja…. et conec! Sempre has patit molt per nosaltres, encara recordo el dia que el Teo es va posar malalt i vam tenir que còrrer al hospital. O, ja parlant del Noe, quan vas venir corrent, tot i ser plena Setmana Santa, a ajudar-me amb aquella perla de llet enoooorme. Tinc moltes coses a agraïr i, ep! Ja anavem una mica mental.litzats que podia passar tot i que no en fossin les intencions, oi? :) El entreno del Yuta va ser efectiu!

      Un petonàs enorrrrrrme!

  2. Estic impactada! Rapidíssim!!!

    Mi segundo hijo también nació muy rápido, sin epidural (he entendido el aro de fuego), pero en hospital y con muchas prisas.

    Una experiencia alucinante. Enhorabuena por hacerlo tan bien y tan bonito.

    • Si va ràpid, és bé! Així ens han vingut les nostres maravelles al món, oi Lucía? ;)
      Sembla que fins i tot per això tenien pressa?
      Moltes gràcies per estar aquí sempre donant ànims!!!!

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s